¿Qué es la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva es cuando la mayoría de las personas en una comunidad están vacunadas y eso puede proteger a aquellos que no lo están. Cuando la mayoría de las personas están vacunadas, las enfermedades no se propagan tan fácilmente. Esto protege a los pocos que no estamos inmunes.

Es importante que los que podamos recibir vacunas lo hagamos para proteger a aquellos que no pueden. Entre los que no están vacunados hay personas que conocemos y queremos: bebés demasiado pequeños para ser vacunados; personas con sistemas inmunológicos muy débiles debido a enfermedades o tratamientos médicos, como la quimioterapia; mujeres embarazadas; personas mayores; y cualquier persona alérgica a alguna vacuna.

Para enfermedades como el sarampión y la tos ferina, aproximadamente de un 90%–95% de las personas en su comunidad deben estar vacunadas para proteger a los que enfrentan mayor riesgo. Para algunas enfermedades, como el polio, una tasa de 80%–85% de personas vacunadas puede ser suficiente. Las tasas de vacunas en Oregon para algunas enfermedades son menores de los límites necesarios y en algunas escuelas al 40%–80% de los estudiantes no están vacunados. Su hijo o comunidad puede estar en riesgo. El vacunarse usted o su hijo es una excelente manera de beneficiar la salud de su familia al igual que la salud de sus amistades y vecinos.

Kellei, Talent, OR

“Mi hijo, Pete, fue diagnosticado con un pineoblastoma (un tumor cerebral muy raro y agresivo) justo antes de su segundo cumpleaños en el 2005.

Este diagnóstico solo le dio un 5% de probabilidad para vivir. Tuvo varisas sirugías para remover su tumor. Luego comenzamos un tratamiento que duró un año e incluyó distintos tipos de medicamentos quimioterapéuticos y radiación. Por supuesto, estos venenos que le administraros a Pete eran para matar su cáncer, pero también afectaron a su pequeño cuerpo. Hubo muchas veces que sus niveles sanguíneos eran tan bajos que su sistema inmunológico no lo podía proteger.

Teníamos mucho miedo en estos momentos porque él estaba sumamente susceptible a contraer cualquier tipo de enfermedad. Si salíamos, Pete tenía que utilizar una mascarilla para tener una barrera entre él y el mundo exterior. Las personas lo miraban y se alejaban porque pensaban que iban a contraer algo de él.

Sí, Pete había recibido las vacunas apropiadas.

Pero, no creo que las personas entineden que cuando deciden no vacunar a sus hijos, no sólo afectan a sus propias familias pero ponen a otros como Pete en riesgo.

Cuando Pete estaba en tratamiento, conocimos a varias familias que perdieron a sus hijos, no por el cáncer pero por las enfermedades que contrajeron mientras sus sistemas inmunológicos estaban comprometidos por su tratamiento.

Pete tiene ahora 10 años, está saludable y libre de cáncer, y su sistema inmunológico lo está protegiendo nuevamente. Pero, hay un sinnúmero de niños comenzando a luchar por sus vidas. La inmunidad colectiva es la una manera de proteger a estos niños."